Salmo 32 Reina Valera

Hay textos que merecen ser leídos en voz alta y sintiéndolos con el corazón, como es el caso del Salmo 32. ¿Quieres sentir esa fuerza en tu interior? ¡Te damos la bienvenida a este nuevo artículo de Tu Biblia Online!

Salmo 32 de la Biblia Católica

La vida cristiana nos aporta una infinidad de cosas buenas que no tendríamos si nos dejáramos llevar por la tentación y el pecado. Reconocer estas bondades y cómo llegamos a ellas no siempre es una tarea fácil.

El Salmo 32 de la Biblia te ayudará, ya que está escrito con este fin. El poder de sus palabras va más allá de cualquier texto que hayas leído hasta ahora y seguramente te sentirás con fuerzas renovadas tras leerlo y entender su significado.

Hoy en Tu Biblia Online, queremos compartir este texto contigo, para que lo disfrutes y reflexiones con nosotros. Así como nosotros, no dudes en compartir este artículo con las personas que quieres, para que todo el mundo pueda gozar de sentir de cerca la Palabra de Dios y sus maravillas.

¡Empecemos este artículo sobre el Salmo 32 de la Biblia!

Salmo 32 completo hablado

Asegúrate de tener los oídos limpios y el corazón preparado porque a continuación podrás escuchar el Salmo 32 completo en un vídeo muy bonito. 

Busca un sitio tranquilo en el que escuchar la Palabra del Señor y relájate. Utiliza esta audición y la lectura de después para calmarte y dejar de lado el estrés del día a día. Cerca del Señor encontraremos siempre la paz, y esta no es una ocasión distinta.

Salmo 32 - La dicha del perdón (Con Letra) HD.

Salmo 32 en español y letra grande

Tras haber escuchado el texto, ahora puedes leerlo al ritmo que tú quieras y parando para interiorizar todas las partes que necesites. Se trata del Salmo 32 en español versión Reina Valera 1960 de la Biblia, la mejor versión de este texto y de la mayoría de los otros que hay en las Sagradas Escrituras.

La dicha del perdón

Salmo de David. Masquil.

1  Bienaventurado aquel cuya transgresión ha sido perdonada, y cubierto su pecado.

2 Bienaventurado el hombre a quien Jehová no culpa de iniquidad,

Y en cuyo espíritu no hay engaño.

3 Mientras callé, se envejecieron mis huesos

En mi gemir todo el día.

4 Porque de día y de noche se agravó sobre mí tu mano;

Se volvió mi verdor en sequedades de verano. Selah

5 Mi pecado te declaré, y no encubrí mi iniquidad.

Dije: Confesaré mis transgresiones a Jehová;

Y tú perdonaste la maldad de mi pecado. Selah

6 Por esto orará a ti todo santo en el tiempo en que puedas ser hallado;

Ciertamente en la inundación de muchas aguas no llegarán éstas a él.

7 Tú eres mi refugio; me guardarás de la angustia;

Con cánticos de liberación me rodearás. Selah

8 Te haré entender, y te enseñaré el camino en que debes andar;

Sobre ti fijaré mis ojos.

9 No seáis como el caballo, o como el mulo, sin entendimiento,

Que han de ser sujetados con cabestro y con freno,

Porque si no, no se acercan a ti.

10 Muchos dolores habrá para el impío;

Mas al que espera en Jehová, le rodea la misericordia.

11 Alegraos en Jehová y gozaos, justos;

Y cantad con júbilo todos vosotros los rectos de corazón.

Reflexión y explicación del salmo 32

Ahora vamos a comentar detalladamente los versículos del Salmo 32. Como has notado, el Salmo 32 es un cántico de alegría tras la liberación de un gran sufrimiento. Todos nos hemos sentido en una situación similar alguna vez, así que es fácil identificarse con lo que se explica en este texto.

  • Salmo 32:1

Bienaventurado aquel cuya transgresión ha sido perdonada, y cubierto su pecado.

El Salmo 32 empieza con un potente versículo acerca del perdón de Dios. El Señor nos bendice con su perdón y eso nos libera enormemente de la dificultad de ser seres imperfectos.

Aun así, no hay perdón para aquellas personas que no lo buscan. El arrepentimiento y la oración deben ser el pan de nuestro día a día para recibir el gozo del perdón de Dios. 

Siempre debemos ser conscientes que lo más importante es evitar pecar, pero siendo humanos a veces no es posible. Cuando esto ocurre, tenemos la suerte de que existe el perdón si estamos dispuestos a recibirlo.

  • Salmo 32:2

Bienaventurado el hombre a quien Jehová no culpa de iniquidad,

Y en cuyo espíritu no hay engaño.”

En este segundo versículo se repite el mensaje en otros términos, hablando de otros tipos de pecados y de perdón.

El Señor perdona todos ellos mediante la oración y penitencia. Como puedes ver, la iniquidad, transgresión o el pecado son distintas formas de referirse a quien se desvía del camino de Dios y distintas caras de la misma moneda. El verdadero perdón llega de Dios y nos salva de todas ellas.

  • Salmo 32:3

Mientras callé, se envejecieron mis huesos

En mi gemir todo el día.”

Aquí David habla de la importancia de la confesión de nuestros pecados. Para obtener el perdón, primero hay que reconocer de manera completamente sincera nuestros errores y presentárselos al Señor.

Nada se le puede esconder a Dios e intentarlo solo puede empeorar las cosas. Como bien dice David, el cargo de consciencia tras errar nos hace sufrir y nos impide alcanzar la felicidad.

Al Señor le debemos nuestra vida y no hay acto más humilde y conciliador que sincerarse y reconocer los pecados cometidos.

  • Salmo 32:4

Porque de día y de noche se agravó sobre mí tu mano;

Se volvió mi verdor en sequedades de verano. Selah”

El cuarto versículo repite la idea del duro sufrimiento que significa callarse nuestros errores. En el texto vemos que se habla del pasado, de modo que David tardó tiempo en darse cuenta de esta situación.

Esto nos puede pasar a todos, ya que se requiere fuerza para confesar, aunque la recompensa de hacerlo es mucho mayor. Como David, después miramos atrás y nos damos cuenta de que lo podríamos haber hecho mucho antes, no se debe esperar.

  • Salmo 32:5

Mi pecado te declaré, y no encubrí mi iniquidad.

Dije: Confesaré mis transgresiones a Jehová;

Y tú perdonaste la maldad de mi pecado. Selah”

Este puede ser el versículo más importante del salmo. Podemos ver la sencillez de las cosas cuando hay sinceridad y arrepentimiento. David decidió confesarse de todos sus pecados y el Señor lo perdonó, liberándole de esa pesada carga que lo atormentaba.

Nosotros debemos hacer lo mismo y nos sentiremos mucho mejor y felices. Este mensaje también se puede aplicar a las relaciones entre personas, haciendo las cosas mucho más fáciles cuando prima la sinceridad ante la mentira y el engaño.

  • Salmo 32:6

Por esto orará a ti todo santo en el tiempo en que puedas ser hallado;

Ciertamente en la inundación de muchas aguas no llegarán éstas a él.”

Tras la confesión nos damos cuenta de la grandeza del Señor, igual que David que decide dedicar el resto del Salmo 32 a enumerar las bondades de quien ha sido perdonado y alabar a Dios.

Quien ha sido perdonado debe continuar con la oración y seguir cerca de Dios. El perdón no es un salvoconducto que nos permita errar constantemente sin consecuencias, solo nos permite rectificar cuando reconocemos nuestros errores. 

  • Salmo 32:7

Tú eres mi refugio; me guardarás de la angustia;

Con cánticos de liberación me rodearás. Selah”

El Señor nos protege en el día a día y es a Él a quien debemos acudir cuando las cosas se tuercen, aunque también cuando van bien. Leer la Palabra de Dios nos permitirá reconocer la tentación y evitarla, y orar nos ayudará a tener al Señor cerca en cualquier momento de nuestras vidas.

Es importante recordar esta metáfora de Dios como refugio, ya que a veces es difícil hacerlo en momentos difíciles. En el Señor encontraremos siempre protección, solo debemos buscarla.

  • Salmo 32:8

Te haré entender, y te enseñaré el camino en que debes andar;

Sobre ti fijaré mis ojos.”

Este versículo es la transcripción directa de la voz de Dios. Él nos guía en el camino en todo momento de distintas formas. Las Sagradas Escrituras escritas por los profetas en la antigüedad y el mensaje de Jesús más recientemente nos ayudan a entender cuál es el camino a seguir.

El poder de una mirada es superior a cualquier cosa. Debemos aprender a mirar bien para descubrir las salidas a nuestras encrucijadas, y esto solo se consigue a través de la oración y el estudio de la Palabra de Dios.

  • Salmo 32:9

No seáis como el caballo, o como el mulo, sin entendimiento,

Que han de ser sujetados con cabestro y con freno,

Porque si no, no se acercan a ti.”

En este versículo encontramos una comparación que nos ayuda entender el mensaje explicado anteriormente. Los animales utilizados para el trabajo en el pasado, eran difíciles de dominar y debían ser atados con riendas para que siguieran a sus amos.

Si nos encerramos con nuestros pecados, nos alejamos de Dios y nos desviamos del camino correcto, igual que los caballos o los mulos. Nadie nos va a atar para seguir el camino correcto, así que debemos hacerlo por nosotros mismos.

  • Salmo 32:10 y Salmo 32:11

Muchos dolores habrá para el impío;

Mas al que espera en Jehová, le rodea la misericordia.

Alegraos en Jehová y gozaos, justos;

Y cantad con júbilo todos vosotros los rectos de corazón.”

Los dos últimos versículos resumen todo el salmo a la perfección. No confesar los pecados nos trae sufrimiento y dolor, con una carga de conciencia difícil de soportar.

Aun así, quien decide abrirse y confesar sus errores al Señor, gozará de una alegría inigualable, difícil de encontrar en otras vertientes de la vida. Seamos felices de que el Señor nos dé esta oportunidad mediante el perdón y alabémosle con alegría y agradecimiento.

Quién escribió el Salmo 32 de la Biblia

Los estudiosos de la Biblia e historiadores tradicionalmente coinciden en qué este salmo fue escrito originalmente por el Rey David.

Este rey fue uno de los profetas más destacados del Antiguo Testamento, llegando a ser uno de los personajes más importantes de la Biblia. Es conocido en todo el mundo por su pelea contra Goliat, al que venció solo, aun siendo mucho más pequeño que él.

David destaca por la redacción de la mayoría de los salmos del Libro de los Salmos del Antiguo Testamento. Los salmos son composiciones poéticas habitualmente pensadas para ser cantadas y que pretenden dar una lección espiritual a los fieles que los escuchen.

En su época, David fue perseguido por sus enemigos y utilizaba los salmos para alentar a sus seguidores a que no perdieran la fe en Dios. Un ejemplo de la fuerza de estos salmos es el que hoy tratamos, el Salmo 32.

Oración del Salmo 32

¿Has visto la fuerza que transmite este salmo? Para terminar te dejamos una oración sobre el perdón que te gustará sin duda alguna.

Te recomendamos seguirla atentamente y pensando sinceramente si deberías confesarte y obtener el perdón de Dios. Por lo demás, ¡disfrútala y pasa un buen rato de oración junto al Señor!

SALMO 32, ORACIÓN PARA PEDIR PERDÓN A DIOS

Esperamos que te haya gustado esta oración y el resto del artículo. Por nuestra parte, aquí termina este comentario bíblico del Salmo 32 de la Biblia acerca del perdón y las maravillas del Señor.

Esperamos que sientas la confianza que transmite este texto y que tengas la fuerza suficiente para confesar tus pecados, por pequeños que sean. 

Esto es todo por hoy, ¡nos vemos en otro artículo de nuestra web!

Anterior

Salmo 92 Reina Valera

Salmo 42 Reina Valera

Siguiente