Profetas menores de la Biblia

¿Sabes quienes fueron los profetas menores y que importancia tienen en el cristianismo actual? Si quieres responder a esta pregunta con un sí rotundo, este es el artículo indicado para ello.

Los 12 profetas menores de la Biblia

En la historia de la religión hay muchos personajes importantes que de algún modo u otro contribuyeron a sentar las bases para nuestra fe cristiana.

Un grupo muy importante fue el de los profetas del Antiguo Testamento. Los profetas fueron personas capaces de ver el futuro gracias a las visiones que el Señor les proporcionaba. Tras ver lo que iba a pasar, su misión era difundir el mensaje a sus conciudadanos y advertirlos en el caso de que fuera necesario.

Para los cristianos y los judíos hay dos grupos de profetas: los profetas mayores y los profetas menores. De los primeros ya hablamos en otro artículo de Tu Biblia Online que te recomendamos leer si deseas conocer más acerca de ellos. Estos fueron Isaías, Jeremías, Ezequiel y Daniel. 

Por otra parte se encuentran los profetas menores, personas que crearon obras de menor extensión aunque no menos importantes que las de los profetas mayores. En total fueron doce y sus libros se encuentran ordenados de la siguiente manera en la Biblia: Oseas, Joel, Amós, Abdías, Jonás, Miqueas, Nahum, Habacuc, Sofonías, Hageo, Zacarías, Malaquías.

Nombres de los 12 profetas menores

Hoy en Tu Biblia Online te vamos a explicar cuáles fueron las contribuciones de estos 12 profetas al cristianismo y como su legado nos afecta en la actualidad.

¿Nos acompañas?

  • Oseas profeta menor

El Libro de Oseas es uno de los textos menos convencionales de la Biblia. El tema principal es la pérdida de amor del pueblo de Israel hacia Dios durante el siglo VIII a.C.

Para ello el Señor utiliza una metáfora muy cruda e indica a Oseas que se case con una mujer y tenga hijos en el pecado. Del mismo modo, el pueblo de Israel estaba siendo infiel a Dios adorando falsos dioses.

Por todo esto, Oseas es considerado el profeta del amor, aunque también de la pobreza y de la frugalidad, ya que para él el motivo por el cual el pueblo de Israel se aleja de Dios es la comodidad que trae todo lo material.

Este libro es un texto difícil de interpretar y aquí solo te hemos dado los rasgos principales. Si quieres saber un poco más te recomendamos leerlo por cuenta propia y buscar comentarios bíblicos acerca del mismo.

  • Joel profeta menor

Después del Libro de Oseas viene el Libro de Joel. Este sagrado texto es considerado un manual del arrepentimiento y la penitencia, ya que sitúa estas dos acciones en el eje principal para conseguir el perdón de Dios.

El libro empieza como una narración histórica de una plaga de langostas en Israel. No hay consenso sobre la época en la que fue escrito aunque tampoco es algo muy relevante para entender su significado.

El Señor promete restaurar el orden en Israel si los creyentes se dedican a la penitencia y la oración. Por otra parte, el texto termina con varias profecías medio apocalípticas como el restablecimiento del Edén y una especie de Juicio Final:

“¡Ay del día!, porque cercano está el día de Jehová; y vendrá como destrucción de parte del Todopoderoso.” (Joel 1:15)

  • Amós profeta menor

El Libro de Amós fue escrito durante el siglo VIII a.C., aunque un poco antes que Oseas. Su profecía pretende enseñar a sus coetáneos que el Señor gobierna el universo por encima de cualquier ley impuesta por el ser humano.

Dios tiene el poder de crear catástrofes y de traer bonanza a un pueblo hambriento. Esto es utilizado como una amenaza hacia Israel, aunque también puede ser visto como la oportunidad para la redención.

Amós 5:4 deja claro el mensaje que quiere transmitir el Señor a través de él:

“Pero así dice Jehová a la casa de Israel: Buscadme, y viviréis;” (Amós 5:4)

La solución a todos los problemas del mundo es buscar a Dios y orar con regularidad. Solo una vida cerca del Señor estará alejada del mal.

  • Abdías profeta menor

Con el Libro de Abdías llegamos al texto más corto del Antiguo Testamento con solo 21 versículos compactados en un capítulo. En la actualidad, hay discusión sobre la fecha en la que se escribió el libro, ya que siendo tan breve, hay poca información respecto al mismo.

Al igual que los otros libros proféticos que hemos visto anteriormente, Abdías también habla sobre el apocalíptico “Día de Yahvéh”. Según él, su pueblo será juzgado por los pecados cometidos.

De este libro destacamos la aparición de un topónimo que quizás no conocías: Sefarad. Este es el nombre que los judíos daban a la Península Ibérica y es en Abdías la primera vez que aparece en la Biblia.

  • Jonás profeta menor

A diferencia de los otros libros proféticos menores, Jonás tiene un estilo distinto, ya que narra de un modo más biográfico como fue la misión que encomendó Dios al profeta del mismo nombre.

Aunque Jonás se resistió a aceptar dicha misión, el Señor hizo que se le arrojara al agua y fuera tragado por un pez durante unos días. Allí dentro, Jonás oró profundamente y decidió aceptar la misión que le encomendaba Dios.

Esta consistía en ir a la ciudad de Nínive y profetizar tiempos de juicio para ellos, cosa que hizo que toda la ciudad se arrepintiera y tomara el camino correcto.

  • Miqueas profeta menor

El libro de Miqueas vuelve a ser un libro común de profecías de castigo hacia su pueblo tras el mal comportamiento de los años anteriores.

Históricamente se data a Miqueas a finales del siglo VIII a.C, tiempos de guerra para el reino de Judá que Miqueas atribuye a este castigo de Dios. Además Miqueas explica que este castigo no tiene otro objetivo que renovar al pueblo de Israel, siendo la cumbre de este proceso la llegada del Mesías.

Esto lo vemos ejemplificado en el versículo Miqueas 7:11, entre muchos otros del capítulo 7:

Viene el día en que se edificarán tus muros; aquel día se extenderán los límites.” (Miqueas 7:11)

  • El profeta Nahum

La profecía de Nahum vuelve a estar dedicada a la ciudad de Nínive, aunque unos 150 años más tarde que la realizada por Jonás.

En el anterior caso, la ciudad tenía un final feliz y se arrepentía de los pecados cometidos. En Nahum, el final es ciertamente distinto. Este profeta tiene visiones sobre la destrucción de la ciudad lo que significa la abolición del régimen esclavista que allí había.

  • Habacuc profeta menor

El Libro de Habacuc fue uno de los textos más influyentes para el cristianismo de entre todos los profetas menores. Fue escrito a finales del siglo VII a.C.

El tema principal del libro es la salvación de los justos a través de la fe y la oración, algo que afirmo muchos años después Jesús en su paso por el mundo. Habacuc lo dice así en su libro:

“Escribe que los malvados son orgullosos,

pero los justos vivirán por su fidelidad a Dios.” (Habacuc 2:4)

El anterior versículo es citado hasta tres veces en el nuevo testamento, concretamente en las epístolas de los Romanos y los Gálatas; y de ahí su importancia para nuestra religión.

  • Sofonías profeta menor

Hay indicios para creer que Sofonías vivió en el mismo tiempo que Jeremías, porque la misión de ambos fue convencer al rey Josías de la inminente invasión de su pueblo por parte de los babilónicos. 

No hay mucho que decir acerca de este libro, ya que consta solamente de la profecía del Día de Yahvéh, en el que se juzgará a todo el reino de Judá por todos sus pecados cometidos.

  • Hageo profeta menor

Hageo profetizó en el mundo junto a Zacarías, de quien hablaremos en la siguiente sección porque sus dos libros se encuentran seguidos en la Biblia.

Ambos habitaron Judá tras la invasión de Babilonia, es decir cerca del año 500 a.C. Así pues, el mensaje de Hageo es de reconstrucción de su pueblo a base de fe y oración, como ya se había predicho en los anteriores profetas.

“Según el pacto que hice con vosotros cuando salisteis de Egipto, así mi Espíritu estará en medio de vosotros, no temáis.” (Hageo 2:5)

  • Zacarías profeta menor

Como ya te hemos dicho, Zacarías vivió al mismo tiempo que Hageo tras la destrucción de Judá. Su libro es más completo que el anterior y consta de dos partes bien diferenciadas.

En la primera, Zacarías narra las ocho visiones que le proporcionó el Señor acerca del resurgimiento de Jerusalén de las cenizas de la guerra. Como ya hizo Jeremías en su tiempo, Zacarías también predice la futura condena de Babilonia por su invasión a Judá.

La segunda parte está conformada por dos oráculos en los que se hace posiblemente una profecía sobre el mesías. En el primero, Zacarías habla de un rey que llega a la ciudad en un asno, igual que hizo Jesús en su llegada a Jerusalén.

“¡Alégrate mucho, ciudad de Sión!

¡Canta de alegría, ciudad de Jerusalén!

Tu rey viene a ti, justo y victorioso,

pero humilde, montado en un burro,

en un burrito, cría de una burra.” (Zacarías 9:9)

  • El profeta Malaquías

El último de los 12 profetas menores es el profeta Malaquías. Su obra es la menos concreta de todas, siendo difícil de situar temporalmente y dando muy poca información sobre el autor. Malaki en hebreo significa “mi ángel”, de modo que es difícil pensar que su autor realmente tuvo este nombre.

No hay un tema central que se trate en el Libro de Malaquías, sino que hay varios temas que ya se debaten extensamente en los otros libros proféticos.

Un buen resumen del libro es que consta de disputas entre los habitantes de Israel y Dios, intentando que todos ellos sigan la ley de Moisés. Se sigue el mismo proceso que en los otros libros, al final los justos se salvarán y los pecadores serán condenados.

Para acabar, os compartimos un estudio profundo sobre los profetas menores, que seguro os va a dejar muy claro sus orígenes y el porqué de su existencia.

PROFETAS MENORES 01 | INTRODUCCIÓN AL ESTUDIO | Pastor Jonatán

Los profetas menores explicados para niños

Quiénes fueron los profetas? Profetas mayores y menores | BIBLIA EXPLICADA | Biblia para niños

¡Estos han sido los 12 profetas menores de la Biblia! Aunque ha sido una breve introducción de cada uno de ellos, esperamos que te haya servido para descubrir una parte de la Biblia que para muchos cristianos es completamente desconocida.

No dudes en compartir este artículo con quien quieras para que todo el mundo pueda descubrir las maravillas que se esconden en las páginas de los profetas menores.

Nosotros nos despedimos aquí, no sin antes darte las gracias por leernos. ¡Hasta la próxima!

Anterior

Jeremías 33 3 Reina Valera

Jeremías 17:5

Siguiente