Isaías 40:29

Isaías 40 en español al completo

“Él da esfuerzo al cansado, y multiplica las fuerzas al que no tiene ningunas”.

Isaías 40 29 en audio

A continuación, os compartimos la lectura y explicación de este texto bíblico para que os ayude a superar situaciones de cansancio y desmotivación. Esperamos que os ayude mucho:

 

Isaías 40 en español al completo (Biblia Reina-Valera 1960)

Veamos el capítulo 40 al completo para comprender mejor el contexto literario del versículo que nos ocupa.

A continuación, compartimos con vosotros el capítulo 40 del libro de Isaías de la versión de la Biblia Reina-Valera 1960.

40  Consolaos, consolaos, pueblo mío, dice vuestro Dios.

Hablad al corazón de Jerusalén; decidle a voces que su tiempo es ya cumplido, que su pecado es perdonado; que doble ha recibido de la mano de Jehová por todos sus pecados.

Voz que clama en el desierto: Preparad camino a Jehová; enderezad calzada en la soledad a nuestro Dios.

Todo valle sea alzado, y bájese todo monte y collado; y lo torcido se enderece, y lo áspero se allane.

Y se manifestará la gloria de Jehová, y toda carne juntamente la verá; porque la boca de Jehová ha hablado.

Voz que decía: Da voces. Y yo respondí: ¿Qué tengo que decir a voces? Que toda carne es hierba, y toda su gloria como flor del campo.

La hierba se seca, y la flor se marchita, porque el viento de Jehová sopló en ella; ciertamente como hierba es el pueblo.

Sécase la hierba, marchítase la flor; mas la palabra del Dios nuestro permanece para siempre.

Súbete sobre un monte alto, anunciadora de Sion; levanta fuertemente tu voz, anunciadora de Jerusalén; levántala, no temas; di a las ciudades de Judá: !!Ved aquí al Dios vuestro!

10 He aquí que Jehová el Señor vendrá con poder, y su brazo señoreará; he aquí que su recompensa viene con él, y su paga delante de su rostro.

11 Como pastor apacentará su rebaño; en su brazo llevará los corderos, y en su seno los llevará; pastoreará suavemente a las recién paridas.

12 ¿Quién midió las aguas con el hueco de su mano y los cielos con su palmo, con tres dedos juntó el polvo de la tierra, y pesó los montes con balanza y con pesas los collados?

13 ¿Quién enseñó al Espíritu de Jehová, o le aconsejó enseñándole?

14 ¿A quién pidió consejo para ser avisado? ¿Quién le enseñó el camino del juicio, o le enseñó ciencia, o le mostró la senda de la prudencia?

15 He aquí que las naciones le son como la gota de agua que cae del cubo, y como menudo polvo en las balanzas le son estimadas; he aquí que hace desaparecer las islas como polvo.

16 Ni el Líbano bastará para el fuego, ni todos sus animales para el sacrificio.

17 Como nada son todas las naciones delante de él; y en su comparación serán estimadas en menos que nada, y que lo que no es.

18 ¿A qué, pues, haréis semejante a Dios, o qué imagen le compondréis?

19 El artífice prepara la imagen de talla, el platero le extiende el oro y le funde cadenas de plata.

20 El pobre escoge, para ofrecerle, madera que no se apolille; se busca un maestro sabio, que le haga una imagen de talla que no se mueva.

21 ¿No sabéis? ¿No habéis oído? ¿Nunca os lo han dicho desde el principio? ¿No habéis sido enseñados desde que la tierra se fundó?

22 El está sentado sobre el círculo de la tierra, cuyos moradores son como langostas; él extiende los cielos como una cortina, los despliega como una tienda para morar.

23 El convierte en nada a los poderosos, y a los que gobiernan la tierra hace como cosa vana.

24 Como si nunca hubieran sido plantados, como si nunca hubieran sido sembrados, como si nunca su tronco hubiera tenido raíz en la tierra; tan pronto como sopla en ellos se secan, y el torbellino los lleva como hojarasca.

25 ¿A qué, pues, me haréis semejante o me compararéis? dice el Santo.

26 Levantad en alto vuestros ojos, y mirad quién creó estas cosas; él saca y cuenta su ejército; a todas llama por sus nombres; ninguna faltará; tal es la grandeza de su fuerza, y el poder de su dominio.

27 ¿Por qué dices, oh Jacob, y hablas tú, Israel: Mi camino está escondido de Jehová, y de mi Dios pasó mi juicio?

28 ¿No has sabido, no has oído que el Dios eterno es Jehová, el cual creó los confines de la tierra? No desfallece, ni se fatiga con cansancio, y su entendimiento no hay quien lo alcance.

29 El da esfuerzo al cansado, y multiplica las fuerzas al que no tiene ningunas.

30 Los muchachos se fatigan y se cansan, los jóvenes flaquean y caen;

31 pero los que esperan a Jehová tendrán nuevas fuerzas; levantarán alas como las águilas; correrán, y no se cansarán; caminarán, y no se fatigarán.

 

Explicación y significado de Isaías 40:29

Durante nuestro camino en la vida nos encontraremos en numerosas ocasiones en situaciones de cansancio y desmotivación, también en lo que concierne a nuestra propia fe.

El Señor conoce nuestros puntos débiles. Él sabe que podemos cansarnos, fatigarnos, quedarnos sin fuerzas o flaquear ante las adversidades.

Nuestra humanidad y nuestra naturaleza nos pone en numerosas ocasiones al borde de la derrota. Nos hace tropezar una y otra vez sin importar nuestra edad o condición. Muchas veces estos tropiezos van acompañados de falta de la testarudez y el egoísmo tan propios de nuestra especie.

Isaías 40:29 nos tranquiliza y nos devuelve la motivación, al señalarnos que nuestro Padre, quién conoce nuestro corazón mejor que nosotros mismos, nos concede la fuerza necesaria para superar cualquier obstáculo en nuestra fe o en nuestra vida.

Pensemos por un momento. Cuando nos sentimos cansados o debilitados, ¿renunciamos a ingerir comida? De ninguna manera. Al contrario, en esos momentos de debilidad es cuando más necesitamos nutrirnos debidamente para recuperar fuerzas.

Cuando nuestra fatiga no es tanto física como espiritual sucede algo muy parecido. ¿Hay que dejar de alimentar el espíritu durante los momentos de mayor fragilidad de nuestra fe? Ni mucho menos. Esas son las circunstancias en las que tenemos que acudir a la Palabra de Dios con más empeño. Tal y como dice la cita bíblica que hoy compartimos con todos vosotros “Él multiplica las fuerzas al que no tiene ningunas”. No cometamos la insensatez de alejarnos de Cristo justo cuando más le necesitamos.

 

Contexto histórico de Isaías 40:29

El libro de Isaías se enfoca en el exilio babilónico bajo la constante amenaza de expansión del imperio Asirio, que acabaría por conquistar el Reino de Israel.

Como apuntábamos en el comentario de Isaías 41:10, el libro de este profeta estaría dividido en 3 partes claramente diferenciadas. Tanto que para muchos estudiosos se trata de 3 autores distintos.

  • Primer Isaías. Capítulos del 1 al 39.
  • Segundo Isaías. Capítulos del 40 al 55.
  • Tercer Isaías. Capítulos del 56 al 66.

Tanto si creemos en la existencia de 3 autores, como si nos inclinamos por la teoría de un solo autor, lo que es innegable es que los contenidos de estas 3 partes tienen un enfoque muy distinto.

Como vemos, el capítulo 40, en el cual se sitúa el versículo de hoy, constituye el primero de los capítulos del segundo Isaías o de la segunda parte del libro de Isaías.

Existe un contraste muy marcado entre la desesperación de la primera parte (capítulos del 1 al 39) y el consuelo de la segunda (capítulos del 40 al 55).

Los capítulos del 1 al 39 advierten del juicio de Dios a aquellos que continúen poniendo su confianza en líderes seculares, y los capítulos del 40 al 55 representan la promesa de redención para un pueblo que experimenta el juicio advertido por el profeta.

Finalmente, en los capítulos 56-66, se relata el regreso del pueblo judío a Jerusalén y de su reconstrucción.

Bendiciones para todos.

Anterior

Romanos 5:8

2 Corintios 5:17

Siguiente